Beneficios

 

13433365_1018896608207141_1079696901585664348_o

 

Numerosos estudios internacionales certifican la eficacia y solidez de este tipo de terapia/intervención, afirmando, por ejemplo, que la sola presencia de un perro en una situación de terapia, sin necesidad de que el animal intervenga, produce resultados más favorables al finalizar la sesión que la no presencia del mismo.

Los estudios sobre los beneficios genéricos de un programa de IAA demuestran que:

–  La IAA funciona como estímulo multisensorial que consigue romper la monotonía y atraer la atención del usuario.

– Actúa como agente motivador, atrayendo la atención y potenciando la colaboración en la terapia.

La mejor terapia es aquélla que no lo parece, el animal consigue eliminar la tensión y en ocasiones rigidez de una terapia tradicional.

– Favorece una alta adherencia a estos programas de intervención.

– El animal es un facilitador social: es un elemento del que hablar y que sirve por tanto para conectar mejor con el paciente.

– El perro coterapeuta no juzga y se entrega sin reservas al usuario y a la tarea.

– Está comprobado que tras una sesión de IAA, se reducen los niveles de ansiedad.

– Actúa como lubricante emocional: permite liberar y compartir emociones.

– El usuario desarrolla una actitud positiva frente a la Terapia.

 

FB_IMG_1455366879502

 

 

 

 

Anuncios